viernes, 21 de diciembre de 2007

Sonrisa urbana

una sonrisa mal dibujada
bajo su mirada triste
y con gesto burlon
te saluda al pasar.

Al ver la luz roja
lanza las pelotas
cual si fuera reflejo,
activose la cadencia
circense de un malabarista.

Con un alegre silbido
como si viniese directo del corazon,
espera cambiar su vocación
por unas cuantas monedas.

Al terminar espera unos cuantos aplausos
a cambio recibe clacksons
y humo de escape para merendar.

Que vida tan dura a de seguir
nuestra estrella urbana
destinada a esperar el rojod
el semaforo para volver a brillar
sobre el asfalto de la gran ciudad.